Surrealismo, cascadas y jungla: explorando la Huasteca Potosina

La Región Huasteca es tanto un área geográfica, que reposa en los estados de Veracruz, Puebla y San Luis Potosí, como una demarcación cultural que engloba lo vagamente designado como cultura huasteca. Existen distintas huastecas, cada con sus encantos; aquí te animamos a viajar por la Huasteca Potosina, un zona inmersa en la Sierra Madre Oriental y atravesada por nutridos ríos.

Déjate cautivar por su diversidad y riqueza natural que aún se muestra poco modificada. ¿Te apetece una vacación parte roadtrip y parte excursión, en un ecosistema frondoso decorado por cascadas de aguas turquesas, acertijos arquitectónicos y misterios naturales? Entonces llena el tanque de tu auto y adéntrate a la Huasteca Potosina, será una aventura que maravillará a cualquier persona sin discriminaciones de edad. En momondo nos hemos encargado de proponerte algunas de nuestras maravillas predilectas de la región.

Considera la ciudad de San Luis Potosí como un punto estratégico para una última parada, o bien para rentar un coche, antes de adentrarte a los terrenos más indómitos de la huasteca. Recarga tus energías con unas típicas enchiladas potosinas y prueba el colonche, un bebida extraída de la fermentación de la tuna. Con el paladar alegre estarás listo para la Huasteca Potosina.

 

Cascadas de Tamosopo y el Puente de Dios

Tamosopo significa lugar que gotea y estas cascadas lo dejan claro. Contempla las tres infatigables caídas de agua que azotan una poza de matices que van del azul índigo al turquesa. La transparencia del agua te invitará a sumergirte. ¿No te apetece un chapuzón? En ese caso déjate hipnotizar por el constante baile de los rayos de luz y las cascadas. Goza de la calma que te ofrece un lugar que aún no ha sido invadido por las multitudes. El balneario es limpio y cuenta con una zona para acampar, en caso de que las cascadas no te hayan liberado de su hechizo.

A cuatro kilómetros de Tamosopo yace Puente de Dios, una poza de limpísimas aguas adornada por exuberante flora. Si te atreves podrás echarte un clavado desde plataformas con distintas alturas. Ya en el agua nada hacia el interior de la caverna para ser testigo de un efecto de ensueño, consecuencia de la interacción entre los rayos solares, las rocas y el espejo de agua.

 

Remar hacia Tamul

Inexplicable cómo este gigante no ha sido descubierto por un público más amplio, Tamul es el salto de agua más grande del estado con sus 105 metros de altura. Y lo mejor es que para verlo hay que remar. Una vez en el ejido de La Morena no será difícil encontrar un guía, uno puede preguntarle a cualquier persona, aunque es muy posible que alguno se acerque como si te hubiera leído la mente. El guía proporciona canoa, remos, chalecos además de sus conocimientos en temas de navegación. ¡Ejercita esos brazos! La cascada está a una hora y cuarto del embarcadero (dependiendo del entusiasmo de tu equipo de remo) a lo largo de una excursión de paisajes embellecidos por las aguas del Río Gallinas, las plantas siempre verdes y el beige de las piedras. Lo habitual es que el guía proponga una escala en Cueva del Agua, no te niegues a pesar del esfuerzo adicional, ahí podrás disfrutas de momentos de quietud contemplando las translúcidas aguas y una vista sin par.

 

Las Pozas y Xilitla

Si sospechas que la magia termina con el baile de las aves no es así, hemos reservado una estampa fantástica de la Huasteca Potosina para el final. Pero antes una historia: Sir Edward James fue un distinguido (y millonario) caballero escocés que se tuteó con los máximos exponentes del movimiento surrealista, empapado de sus ideas se dedica a la poesía y al patrocinio de artistas, pero sobre todo a la misión de crear un “Jardín del Edén”. Él explora México y en su deambular se adentra en la selvática región de la Huasteca en espera de una señal. Se cuenta que un buen día, cobijado por las frondosidades y arrullado por el murmullo de los saltos de agua, en una especie de ensueño cientos de mariposas azules volaron alrededor de Sir Edward. El mensaje fue claro: ahí levantaría su jardín y su hogar. El Jardín Surrealista, conocido también como Las Pozas, es el producto de su inusual imaginación y una de las pocas construcciones arquitectónicas consideradas como surrealistas. Es un complejo orgánico poblado por columnas ondulantes, escaleras que no conducen a ninguna parte y esbeltas esculturas ante un fondo de suaves cascadas y lozana vegetación. Es lo más cercano a estar dentro de una pintura de Dalí. Uno puede deambular despreocupadamente y cuando el calor húmedo de la región fatigue, zambullirse en alguna de las pozas.  ¿Deseas continuar la noche en este tono? Duerme en uno de los tipis ofrecidos por Casa Caracol. Si te apetece un hospedaje más tradicional, Xilitla cuenta con numerosas opciones aquí.

El hechizo se extiende hacia el pueblo mágico de Xilitla donde podrás gozar de uno de sus embrujos culinarios: el zacahuil, una especie de tamal típico de la región. Si tu visita cae en domingo no dejes pasar la oportunidad de entregarte al huapango que acontece religiosamente cada semana en la plaza principal. Estos son sólo algunos puntos atractivos en la Huasteca Potosina ya que hay muchos otros, por ejemplo las cascadas de Micos, la del Meco o la zona arqueológica de Tamoc.

 

Facebook Comments

http://www.anibal.satirnet.com/

Anibal Santos Hernandez

http://www.anibal.satirnet.com/